¿Una beba de 27 años?

  •  Michael Cook
  •  7 / 12 / 2020
  •  E-mail

Cuando Molly Gibson celebre su primer cumpleaños el 26 de octubre de 2021, ella tendrá 28 años; prácticamente la edad de su madre, Tina.

La niña fue adoptada como embrión por sus padres, Tina y Ben, a través del National Embryo Donation Center (NEDC), en Knoxville, Tennessee. Su hermana genética, Emma, nació hace tres años.

Actualmente Molly tiene el récord de la vida más larga como embrión criopreservado: 27 años. Su hermana era la anterior poseedora de dicho récord, con 24 años.

Según el NEDC, al día de hoy un millón de embriones humanos se encuentran criopreservados en los Estados Unidos. A menudo después de un procedimiento de fertilización in vitro hay un "excedente" de embriones, los cuales pueden ser donados para investigación, descartados o "adoptados" por otra pareja. Una última opción, bastante frecuente, es no hacer nada con ellos y dejarlos congelados.

Existen algunas agencias de adopción de embriones en los Estados Unidos, entre las que se encuentra el NEDC, fundado en 2003. Esta institución ha organizado alrededor de 1.000 adopciones y nacimientos de embriones y realiza alrededor de 200 transferencias cada año. Al igual que en la adopción tradicional, las parejas pueden decidir si desean una adopción "cerrada" o "abierta". Esta última opción permite algún tipo de contacto con la familia donante, ya sea un intercambio ocasional vía correo electrónico o una relación de "primos", dijo el NEDC a la BBC.

El NEDC ha recibido financiamiento federal por más de US $3,9 millones y tiene un ethos fuertemente cristiano: "Cree firmemente en la santidad de la vida que comienza en la concepción y reconoce el matrimonio como una unión sagrada entre el hombre y la mujer, tal como se define en las Escrituras de la Santa Biblia".

El concepto de adopción de embriones plantea problemas éticos espinosos, especialmente para los cristianos. En 2008 el Vaticano publicó un documento sobre el tema, Dignitatis Personae, que sostenía una visión poco favorable con respecto a iniciativas como la del NEDC. La adopción de embriones, al igual que la gestación subrogada, aunque "son dignas de elogio con respecto a la intención de respetar y defender la vida humana" conducirían a "otros problemas de naturaleza médica, psicológica y jurídica".

No obstante, el Vaticano reconoció que la existencia de millones de embriones criopreservados resulta también un desafío a los derechos humanos.

Asimismo, debe tenerse presente que los miles de embriones abandonados representan una situación de injusticia que, de hecho, no se puede resolver. Al respecto, Juan Pablo II hizo un "llamamiento a la conciencia de las autoridades científicas del mundo y, en particular, a los médicos, para que se detenga la producción de embriones humanos, teniendo en cuenta que no parece haber una solución moralmente lícita con respecto al destino humano de los miles y miles de embriones ’congelados’ que son y siguen siendo objeto de derechos esenciales y, por lo tanto, deben ser protegidos por la ley como personas humanas".

Traducción de Paula Paragis

Discusión:

El eco en el cuerpo del decir del Otro, por Eduardo Laso

El recurso periodístico de nombrar a Molly como una beba “de 27 años” introduce una interesante variante en la discusión sobre el inicio de la vida. ¿Estaba Molly ya en potencia en esa célula fecundada, antes de advenir a la existencia? ¿O fue el acto de la “adopción” por parte de sus padres el que comenzó a darle la entidad que hoy tiene? Sostendremos que la primera opción resulta un supuesto metafísico, que atraviesa toda la historia de Occidente: la metafísica aristotélico-tomista, con su esencialismo, la teoría del acto y la potencia, que encuentra en la ciencia biológica un inesperado apoyo materialista. La segunda línea, que pone el acento en el deseo de filiar, por parte de los padres, nos sitúa en una perspectiva diferente. Desde el psicoanálisis planteamos que el sujeto no tiene que ver con el materialismo, sino con el moterialismo (neologismo que juega con la partícula “mot”, "palabra", en francés): el sujeto es efecto excedente de la palabra.

Uno de los momentos más recordados del film de Woody Allen Todo lo que usted siempre quiso saber sobre el sexo pero nunca se atrevió a preguntar (1972) es aquel en el que un grupo de espermatozoides se pone a debatir acerca del inminente destino que les espera cuando salgan disparados durante un acto sexual que está en curso. El film de Allen juega al “what if… ?” : “¿Qué pasaría si el cuerpo humano fuera como una gran organización dirigida por diferentes personas asumiendo roles y decisiones ? ¿Y cómo actuarían ante la posibilidad de un encuentro sexual ?”. Los espermatozoides son hombrecitos que esperan salir para fecundar un óvulo y llegar a ser. Es la fantasía de que ya allí hay un sujeto en pequeño. La escena que nos propone es hilarante, como los temores del espermatozoide que encarna Woody de chocar contra un preservativo o caer al suelo. El sketch se soporta en la idea de que ya hay un sujeto singular desde la célula reproductiva. Una caricatura del esencialismo del sujeto.

Para salir de ese tipo de encerronas, proponemos pensar a las células reproductivas como materia viva que se hará soporte de la existencia de un sujeto o no, en función del deseo del Otro, pero entendiendo que dicha materia viva es en principio indiferente (es decir, podría ser cualquier gameto) respecto del advenimiento de la singularidad de un sujeto.

Porque Molly no está en los gametos, ni en el embrión a que estos dieron origen. Molly es el resultado de un decir sostenido en el deseo, que se dirige a una materia viva, en principio contingente e indiferente, pero que termina encarnándose como efecto del decir del Otro en ese cuerpo que finalmente será Molly. El sujeto es efecto real de lo simbólico, que requiere del soporte de una materia viva en principio indiferente y en donde el sujeto no está, hasta constituirse y volverse entonces irremediablemente ese cuerpo y no otro.

A partir de las enseñanzas de Jacques Lacan se podría proponer un platonismo sin alma inmortal ni metafísica. El sujeto como un efecto de la materialidad del significante, no de los genes o de las células. Algo que habrá sido, en vez de algo que es o era. Aquello que surge como consecuencia de la temporalidad del orden significante en el encuentro con la materia viva.




¿Quién es usted?
Añada aquí su comentario